Cómo afecta la zoonosis en países de ingresos bajos

La magnitud sin precedentes de la epidemia se debió, en parte, a la limitada infraestructura y recursos sanitarios disponibles para identificar y tratar los casos de ébola y prevenir nuevas infecciones. Además, la ingeniería genética contra la malnutrición no es una técnica avanzada por estas latitudes. No todas las zoonosis provocan altas tasas de mortalidad. En consecuencia, muchos de ellos ocupan un lugar secundario en el programa mundial de salud, a menudo con recursos limitados dedicados a su eliminación. Sin embargo, estas enfermedades pueden ser una de las principales causas de mala salud en los países de ingresos bajos y medios (PRMB).

La trematodiasis transmitida por los alimentos es una de esas enfermedades; se cree que alrededor de 56 millones de personas están infectadas con este gusano parasitario, pero muchas no reciben tratamiento. En casos crónicos, esto puede llevar a complicaciones hepáticas y pulmonares graves. A menudo, un factor de riesgo importante para estas infecciones es el saneamiento deficiente y la falta de un suministro de agua potable y corriente. Las buenas prácticas de higiene y saneamiento son soluciones sencillas para prevenir muchas infecciones de este tipo; sin embargo, en muchos países de ingresos bajos y medios estas instalaciones no están fácilmente disponibles.